La auténtica Mallorca

España es una colección de diferentes regiones que ofrecen variadas historias, paisajes, cocinas para ser descubiertas por el viajero contemporáneo. Mallorca no es una excepción, de hecho, su ubicación en el mar Mediterráneo, ha permitido ser poblada por oleadas sucesivas de diferentes culturas que han dejado su huella en el paisaje

España es una colección de diferentes regiones que ofrecen variadas historias, paisajes, cocinas para ser descubiertas por el viajero contemporáneo. Mallorca no es una excepción, de hecho, su ubicación en el mar Mediterráneo, ha permitido ser poblada por oleadas sucesivas de diferentes culturas que han dejado su huella en el paisaje.


Los primeros asentamientos se remontan al período neolítico (6.000 - 4.000 aC), cuyas ruinas arqueológicas aún se pueden visitar. Los fenicios, romanos y moros han dado forma al patrimonio de la isla y, si se observa de cerca, hay vestigios de su cultura, la arquitectura y la cocina local.


Mallorca es más que sus playas, en sus pueblos se puede encontrar el lugar perfecto para comenzar a descubrir las riquezas ocultas que ofrece la isla.


 


A las puertas de Finca Serena.


Conservar la identidad de Mallorca y destacar puntos de referencia locales, es fundamental para ofrecer un ambiente único al viajero que nos visita. Conozca la cultura desde su artesanía pasando por iglesias históricas llenas de reliquias y pinturas religiosas. Disfrute además de la oportunidad de reconocer con los cinco sentidos la cocina local, vinos autóctonos, aceites de oliva y muchos otros productos gourmet.


Todas estas sugerencias podrá encontrarlas cerca de Finca Serena que por su privilegiada ubicación en el centro de la isla ofrece a sus huéspedes la alternativa de conectar con lo auténtico de su cultura.


Una gastronomía que se puede descubrir a través de su patrimonio.


La comida tradicional de Mallorca se basa en platos sencillos pero nutritivos que contienen productos locales como cerdo, pescado y verduras. Platos como Sobrasada (salchicha de cerdo picante), Coca Mallorquina (pizza como pan plano), Trempó (ensalada de tomate, cebolla y pimiento verde), Botifarron (salchicha de sangre frita) y Ensaimada (una pasta espiral con polvo de azúcar en polvo), son todos originarios de la isla. Su cultura gastronómica se ha desarrollado mucho en los últimos años, de la tierra combinado con la aplicación de técnicas de vanguardia dan origen a platos tradicionales con resultados que no dejan de sorprender.


 

Compartir
Marzo 09, 2020

Categorías

Categorías

5