Mallorca

Una isla que lo tiene todo

Mallorca posee una diversidad que la hace única; campo abierto y montañas declaradas patrimonio cultural de la UNESCO, playas y acantilados que nos regalan imponentes vistas paradisíacas, pueblos que adornan con su propia cultura, gastronomía y costumbres.

Un lugar donde la tradición es fundamental; se conservan costumbres centenarias, fiestas populares, y se adquiere el mejor producto de proximidad en los típicos mercados semanales. Todo en un clima inmejorable que garantizará una agradable estancia en la isla.