Recorrer lugares únicos de la isla en bicicleta

 

 

Una isla de rutas por descubrir

La auténtica Mallorca se caracteriza por una cultura única, llena de historia que se escribe en sus productos, vistas y playas. Pero la isla además presenta un especial atractivo para los amantes del trekking y particularmente de la bicicleta.

Os invitamos a pedalear desde el Puig de Randa, a tan solo 10 km del hotel, hasta la Cueva de Ramón Llull donde se pueden visitar tres santuarios: Santuari de Graàcia, Cueva del Beato Ramón Llull y el Santuari de Cura.

La carretera desde su inicio recibe el nombre de Sa Font, en su primera curva, a la derecha, se puede encontrar una zona de fácil acceso hacia el antiguo camino, a 10 minutos del gran portillo de entrada hacia el Santuario de Gràcia. Este santuario construido a la sombra de una gran roca es lugar de peregrinaje y tiene unas vistas espléndidas.

Podéis continuar el recorrido desde el portillo de entrada, tomando a la derecha la carretera hacia el Puig hasta la explanada de Sant Honorat. Encontraréis en 3.4 km el Santuari de Cura.

Antes de visitarlo, recomendamos ir por la carreterilla de la izquierda, la que pasa junto a unas casetas de electricidad, donde os toparéis de frente a con unas barreras metálicas. Desde ese punto, a su izquierda, se adentra un sendero hasta la cueva de Ramón Llull. Una cueva que aparentemente es más grande de lo que se cree y que ha quedado reducida por los desprendimientos naturales. Junto a su entrada, se encuentra la estatua del beato lamentablemente mutilada y una lápida que recuerda la aparición de Jesús.

Por último, desde este punto soólo queda disfrutar del viaje de vuelta. Un regreso que ofrece excepcionales vistas sobre el Pla de Mallorca y la Serra de Tramuntana.