El origen del paraíso, arqueología y leyendas de la isla

Las baleares guardan rincones llenos de historia y leyendas en los que uno se puede imaginar como fueron otros tiempos y como vivían otras gentes. Restos arqueológicos, construcciones prehistóricas de la aclamada Edad de Bronce, son los detalles de esos lugares que marcan la autenticidad mallorquina.

Las baleares guardan rincones llenos de historia y leyendas en los que uno se puede imaginar como fueron otros tiempos y como vivían otras gentes. Restos arqueológicos, construcciones prehistóricas de la aclamada Edad de Bronce, son los detalles de esos lugares que marcan la autenticidad mallorquina.


 


La Edad de Bronce se compone por dos fases principalmente; Período Pretalayótico (2000 - 1300 a.C) y el período Talayótico (1300 - 123 a.C). El primero de estos está caracterizado por el uso de cuevas por parte de los primeros pobladores de la isla. En Mallorca se pueden encontrar cuevas de este periodo en los alrededores de Alcúdia. Lamentablemente la mayoría de estas actualmente no se conservan pero si existen algunas aún que se pueden visitar: La Cova se S’Hort de la Rectoria y dos de las 3 cuevas que formaban el conjunto de La Solada, donde se puede encontrar además el Teatro Romano.


 


Te invitamos a descubrir mediante los presentes rasgos arqueológicos los detalles que caracterizaban a los pobladores de la época, cómo se transforma la tipología cerámica, se introduce el bronce y se desarrolla la jerarquización de la sociedad.Finca Serena ofrece una ubicación perfecta para estar en contacto con el origen de la civilización en el mediterráneo.


 


En la fase Talayótica se manifiesta una edificación particular, las que podemos encontrar cercanas al Hotel: el Talaiot circular o cuadrado. Su importancia destaca por medio de los Talaiots circulares de Son Simó, Oriolet y Sa Figuera Roja, además del Talaiot cuadrado de Son Siurana de Dalt.

Compartir
Mayo 26, 2020

Categorías

Categorías

5